Videojuegos

Masahiro Sakurai cumple su último encargo por Satoru Iwata