COMPARTIR

PlayStation 4 se encuentra gozando de mucho éxito, siendo una de las consolas de Sony que mejor se vende luego de PlayStation 2.

A pesar de que muchos jugadores conocen los éxitos de Sony, la realidad es que en el pasado la compañía ha realizado varios fallos que hoy día quieren que las personas lo olviden.

Con el pasar de los años, Sony nos ha ofrecido extraños contenido en los medios de comunicación, mascotas que solo se quedaron estancados en una era y videojuegos que desean que la gente lo olvide.

A continuación, presentamos varios fallos de Sony que desea que los jugadores olviden:

PlayStation Home

El espacio virtual de PlayStation Home no fue lo que la compañía esperaba, en el lugar podías invertir dinero real en ropa virtual, accesorios para decorar tu apartamento, participar en minijuegos y obtener contenido de bonificación.

Home tuvo millones de usuarios activos, logrando hacer que varios desarrolladores independientes mostraran interés por el espacio social. Lo peor de este espacio social era la gran cantidad de zonas, y mecánicas absurdas, hicieron que las personas perdieran el interés en el espacio social, haciendo que Sony cerrara el servicio en marzo del 2015.


SixAxis

Con el lanzamiento del PlayStation 3 se lanzó el rediseñado DualShock 3, control que posee la tecnología de sensor de movimiento SixAxis.

Luego del exitoso lanzamiento de Wii, Sony añadió la tecnología de sensor de movimiento en los mandos de PlayStation 3. El resultado fue uno muy incómodo e impreciso. En algunos videojuegos la función resultaba ser incomoda, ocasionando que el jugador no disfrutara de una buena experiencia de juego.


Polygon Man

Para el año 1995 Sony creó a Polygon Man como mascota de PlayStation para los años 90. La mascota representaba toda la revolución que ofrecía la primera PlayStation con sus polígonos.

Con el pasar de los años Sony realizó un buen trabajo pretendiendo que las mascota nunca existió. Pero no fue hasta el videojuego PlayStation All-Stars Battle Royale que volvió a aparecer la mascota como jefe final.

proximo