COMPARTIR

Luego de múltiples retrasos, finalmente tenemos el estreno de Alita: Battle Angel. Veremos si este finalmente cumplirá con las expectativas dejadas desde que fuese anunciado durante el 2016.

Basado en el manga y en el anime del mismo nombre nos lleva al 2563 donde la tecnología es bastante impresionante al poder darle una oportunidad a muchas personas volver a trabajar con prótesis realmente avanzadas. La cyborg Alita (Rosa Salazar) es encontrada en una chatarrería por Ido (Christoph Waltz), un robot-médico, pero al despertarse ella no logra reconocerse a ella misma ni al mundo que ahora es parte. Mientras que sigue explorando este mundo, ella va colocando las piezas del rompecabeza que fue su pasado.

Esperaba poco de la película, principalmente por haber ser atrasada en múltiples ocasiones. Pero este proyecto es uno bastante entretenido donde no me molestaría ver una secuela.   

Una de las mejores partes de este proyecto hacer que este mundo se sienta bastante real y creíble. Tenemos una clara idea de cómo las personas se comportan y algunas de las diferentes actividades que ellos harían. Es impresionante que el mundo digital se vea real.

La película cuenta con un elenco bastante grande e impresionante. Liderado por Rosa Salazar, ella es el corazón de esta película por qué nos empatizar con ella su aventura. También sirve como avatar de la audiencia en lo que nos presentan muchos conceptos de este mundo. Salazar hace que nos olvidemos del diseño raro qué tiene Alita, en especial en sus ojos grandes. Luego de aparecer en varios programas de televisión y películas, muchos finalmente van a conocer a Rosa Salazar.   

En el elenco también se encuentra Christoph Waltz, Jennifer Connelly, Mahershala Ali, Ed Skrein, Jackie Earle Haley, Jennifer Connelly y Keean Johnson. La química entre Waltz y Salazar fue bastante buena debido a la relación paternal que había entre las dos partes.

Para ser dos horas, la historia fue bastante entretenida y se sintió larga. La exploración de este mundo es de lo mejor que tiene, con la relación romántica de Alita con otro personaje siendo lo peor.  La química que ambos tenía no era bastante y un poco clichosa. Mientras que el personaje de Jennifer Connelly no tiene mucha presencia. Y esperaba un poco más de Mahershala Ali, quien se ha convertido en uno de mis actores favoritos.

Aunque esta película deja la puerta bien abierta para secuela, no me molestaría verla debido a que tuve una buena experiencia. Y no tengo dudo que muchos van quedar bastante satisfecho debido a los efectos especiales, las múltiples escenas de acción y la historia de Alita.