COMPARTIR

God Of War está de regreso en una nueva mitología, lo que podría ser considerado como su mejor videojuego.

Dejando atrás la mitología griega, vemos a Kratos sumergido en la mitología nórdica. Junto a su hijo Atreus, hacen paso hacia el tope de una montaña para dejar las cenizas de Faye, su esposa quien recientemente ha fallecido. En el trayecto, ambos van estar topándose con diferentes retos en la forma de personajes y criaturas místicas en Midgard, y en los otros reinos cercanos a este.

Durante el camino, Kratos y Atreus, les toca lidiar con la forma en que cada uno trabaja con la pérdida y cómo los dos desarrollan una relación de padre e hijo.

Uno de los problemas que he tenido anteriormente con la franquicia de God Of War, es que Kratos no tenía una motivo real, al ser simplemente una marioneta dentro de una guerra más grande que él. Por lo que este cambio me intrigó por el nuevo entorno que éste se encuentra.

Tenemos un Kratos que fácilmente nos podemos identificar de una forma u otra, ya que lo vemos en un rol más paternal, lo vemos tratando de esconder su tristeza por su esposa fallecida y su preocupación por su hijo. Sin duda, haciendo este personaje más intrigante que en todas sus apariciones anteriores.

“La historia, el sentimiento, el combate, lo convierte en el mejor GoW de la serie.” – yosoyungamer.com

Con la presentación de Atreus, muchos pensarían que él no tendría un rol más activo durante todo el videojuego. Pero él te va a estar ayudando de una forma u otra en todo este trayecto, ya sea lastimando a los diferentes enemigos con su flechas o realizando diferentes actividades.

Dentro de la historia, Atreus, es una figura intrigante, debido a que trata de demostrarle a su padre que él podría defenderse en situaciones complicadas. En la trama, lo vemos desarrollando más confianza, siendo esto uno de los arcos narrativos más emocionante en God of War.  

No hay duda que God Of War es visualmente hermoso. En múltiples ocasiones te dejará con la boca abierta lo impresionante que se ven los diferentes lugares que estarás visitando.

Jugando en el PlayStation 4 se nota claramente que debes jugar esto en el PlayStation 4 Pro, junto a un televisor 4K, todo por lo deslumbrante que se ve.

En cuestión de jugabilidad, tenemos la novedad en la forma de una hacha, sus puños y un escudo.

La hacha Leviathan provee un aire de frescura al ser una arma y una herramienta durante diferentes transcurso.

También tenemos lo que es el Spartan Rage, siendo uno de los momentos de más adrenalina. Sin embargo, algunos encuentros con los villanos se sienten repetitivos debido la poca variedad en que aparecerán.

Por primera vez en la franquicia tenemos el debut de lo que es la habilidad de realizar ajuste a tus personajes en la forma de comprar o realizar mejoras. Esto permitirá a los jugadores tener la opción de cómo Kratos y su hijo van estar luciendo, mientras que van obteniendo ventaja para vencer a sus oponente más fácilmente.

El corazón de God Of War se encuentra en su narrativa, donde los jugadores va estar estar sumergiéndose en una aventura no vista anteriormente en esta franquicia. Me tomó por sorpresa las dos ocasiones que lágrimas salieron de mis ojos por lograr empatía con Kratos y su hijo.

La pregunta si debes o no jugar God Of War es un poco ridícula, ya que TIENES que hacerlo. Este es el mejor videojuego de God Of War y posiblemente el mejor videojuego del 2018.

God Of War es clasificado M para Adultos por la ESRB.