COMPARTIR

Luego del debut en la primera parte de la segunda parte de Marvel’s Daredevil, son muchos los que han estado esperando el regreso de The Punisher. Por lo que la primera temporada de este personaje tomó a muchas personas por sorpresa por su historia.

La trama gira alrededor de los demonios del pasado de Frank Castle, interpretado nuevamente por Jon Bernthal, quien es reclutado por Microchip para detener a una organización corrupta dentro del gobierno de Estados Unidos. Castle tendrá que lidiar con diferentes personas que están detrás de él, incluyendo la policía.

Esta serie es totalmente lo opuesto a lo que se ha visto anteriormente con otras interpretaciones de este personaje donde Castle era simplemente una máquina de destrucción con la misión de matar criminales o mafiosos de una forma u otra. En esta ocasión tenemos un poco más de la persona detrás de la pistola, presentandonos que luego debajo de este monstruo hay una persona, haciendo de esto una de las partes interesante. Pero la parte más interesante de esta temporada es la trama enfocada principalmente en los veteranos de guerra, ya que le da un giro diferente a las demás al no contar con personas con superpoder o entidades místicas.

La temporada no cuenta con muchas escenas de acción en la mayoría de los episodios, pero cuando hay presentan a nuestro héroe casi como un monstruo.

Junto a Bernthal, el elenco consiste de Ebon Moss-Bachrach como Microchip, Ben Barnes como Billy Russo, Amber Rose Revah como Dinah Madani, Amber Rose Revah como Dinah Madani, Paul Schulze como William Rawlins, Jason R. Moore como Curtis Hoyle y Deborah Ann Woll como Karen Page. El fuerte actoral se encuentra principalmente en la dinámica que poseen los personajes de The Punisher y Microchip, quienes dan los momentos más cómicos en varios episodios.

Esta es una continuación de la mejor adaptación de The Punisher al darnos algo no visto en otras interpretaciones fuera de los cómics, un Frank castle tratando de ser humano a pesar de ser un monstruo con un propósito. Esta temporada se hubiera beneficiado realmente en contar con varios episodios menos para hacer el ritmo de la historia se moviera de una forma más emocionante e intrigante, ya que en ocasiones se siente que están estirando la trama para cumplir con el requerimiento de los 13 episodios. Sin embargo, la historia dejará a muchas personas bastante satisfechas. Va ser intrigante ver la dirección que la eventual segunda temporada estará tomando lugar o en que se estará basando.