COMPARTIR

De antemano les digo, este videojuego es el mejor del 2018. Y no hay duda sobre esto.

Lo que hace Super Mario Odyssey el mejor videojuego del año es esa sensación de diversión de principio a fin. Donde nos enmarcamos en una odisea a través en diferentes mundos cuales uno estará topándose con personajes únicos.

Una de las cosas que hace este videojuego realmente grande es el hecho que ha levantado el estándar para futuros videojuegos de Mario. En esta ocasión, Bowser finalmente logra derrotar a Mario destruyendo de paso el famoso sombrero del plomero. Extraviado en un lugar desconocido, Mario recibe la ayuda de Cappy, un fantasma. Ahora los dos tendrán que viajar en la nave Odyssey, cual necesita una serie de lunas como energía, para detener al temible dinosaurio y detener la boda que este tiene planificado con Peach.

Cada vez que inicio una sesion no puedo evitar sacarme una sonrisa de oreja a oreja debido a cuán entretenido es. Ya que cada mundo que exploramos es totalmente distinto, haciendo que la exploración de estos lugares sea intrigante.

Super Mario Odyssey cuenta con la necesidad de encontrar diferentes lunas, cuales están colocadas en diferentes lugares a través de los reinos, para energizar la nave. Estas se pueden encontrar al vencer a los boss, o simplemente toparse con ellas en diferentes lugares. Lo cual es una de las partes más frustrante debido a que uno podría pasar minutos dando vueltas buscandolos. Sin embargo, estas se encuentran en partes menos esperadas. Pero, una de las partes más importante y sobresaliente en este videojuego es la integración de Cappy en su jugabilidad.

La habilidad en usar a Cappy para atacar o como base son importante. Sin embargo, la habilidad de poseer diferentes criaturas que forman parte de los niveles. Cada criatura poseen diferentes habilidades esenciales para completar los diferentes niveles. Pero nada supera poseer un dinosaurio y tirarlo por un el vacío como muchos seguramente hicieron con el pingüino en Super Mario 64.

Super Mario Odyssey es el videojuego del año. Con un estilo totalmente distinto en la jugabilidad en una historia realmente entretenida, ha levantado el estándar de lo que podría ser próximos títulos de Mario en consola. Siendo este el principal título que uno debe adquirir al comprar el Nintendo Switch.