COMPARTIR

Si posees una Nintendo Switch y el videojuego The Legend of Zelda: Breath of the Wild, habrás notado que el videojuego cuenta con una nueva actualización disponible.

La actualización 1.1.1 de Breath of the Wild realiza ajustes para hacer que la experiencia de juego sea una más agradable.

A pesar de que Nintendo no ofreció mucho detalles sobre la actualización, los distintos medios han asegurado que los cambios efectuados con el parche mejoran la fluidez y el frame-rate del videojuego.

Ahora las zonas que antes causaban caída en los frames demuestran una mayor estabilidad, aunque todavía se producen descensos en la tasa de imágenes por segundos.

La actualización tiene un peso de 167 MB y se descarga directamente desde la eShop si tienes el videojuego en la consola.